Documento sin título

LAS BUENAS HIERBAS        

         

         MATRICARIA

    La matricaria es una planta perenne, con tallos muy ramificados, que alcanza los 50 cm de altura y desprende un olor penetrante. La hojas son de color verdoso por la parte superior grisáceo por debajo. las flores son parecidas a las margaritas, con pétalos blancos y centros amarillos. Florece entre primavera y verano.

         PROPIEDADES TERAPÉUTICAS

    La matricaria es tónica, estomacal, carminativa (impide la formación de gases en el estomago y facilita su evacuación), purgativa, estimulante y emenagoga. Antiguamente, su uso estuvo muy extendido, pero actualmente su popularidad ha disminuido. Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, el contacto de la planta provoca irritaciones en la piel y que, en algunas personas, la ingestión de las hojas tiernas produce llagas en la boca.

         CÓMO USARLA

    -Para la migraña
    Mezcla. Uso interno
Se cortan las hojas tiernas en pedazos muy pequeñitos y se mezclan con la miel, que actúa como conservante a la vez que mejora su gusto, al contrarrestar el amargor natural de la hierba.

    -Para la indigestión
    Infusión. Uso interno
Se echan 30g de flores secas en un litro de agua hirviendo. Se deja reposar cuatro minutos fuera del fuego, y se bebe una vez filtrada. Pueden tomarse de dos a cuatro tazas al día.

    -Como tónico
    Extracto frío. Uso interno
En un recipiente no metálico, se añaden 60g de flores secas a un litro de agua fría. Se deja reposar durante diez o doce horas, luego se escurren las hojas y se retiran. Pueden tomarse dos o tres tazas diarias.

    -Como purgante
    Infusión. Uso interno
Se vierte una cucharada de flores secas en un cuarto de litro de agua hirviendo. Se retira el agua del fuego y se deja reposar durante cinco o seis minutos, se pueden tomar hasta dos tazas diarias.

    -Para el resfriado
    Infusión. Uso interno
Se utiliza el mismo tipo de infusión indicada para la indigestiones. En este caso, se puede aumentar la dosis.

         RECOGIDA Y CONSERVACIÓN

Aunque crece espontáneamente en terrenos rocosos de climas tanto fríos como templados, también puede cultivarse en un suelo bien drenado y soleado. Tradicionalmente, las hojas se ingieren recién arrancadas de la planta, pero se pueden conservar en forma de jarabe que se confecciona hirviendo agua con azúcar y añadiéndolo luego a las hierbas. En los herbolarios se encuentra en forma de tintura, preparada mediante una maceración en frío de una mezcla de agua y alcohol. Las flores pueden dejarse secar en un lugar sin humedad, en el que no les dé la luz del sol.