Documento sin título

LAS BUENAS HIERBAS

                  

         COLA DE CABALLO

    También se conoce como lepacaballo, rabo de asno, rabo de caballo, equiseto menor. Se trata de una planta herbácea vivaz, de tallos simples y nudosos que alcanzan alturas de un metro. Posee dos tipos de tallos, uno fértil, que surge a finales de invierno, y otro estéril, que aparece al inicio del verano. Esta planta no tiene floración. Sus hojas delgadas largas y de color verde claro y se encuentra reunidas en los entrenudos.

         PROPIEDADES TERAPÉUTICAS

    El potasio que posee la planta es beneficioso para el funcionamiento del corazón. La sílice, otro de sus principales componentes, ayuda a los enfermos debilitados. Por sus notables propiedades diuréticas, la cola de caballo está aconsejada para eliminar el exceso de líquido del cuerpo y, en general, para ayudar al funcionamiento correcto de los riñones. Se considera asimismo una planta estomacal porque favorece la función digestiva y es ligeramente astringente.

         CÓMO USARLA

    -Para depurar y actuar contra la arenilla
    Decocción. Uso interno
Se hierven 30 g de la planta seca en un litro de agua durante tres minutos, se deja reposar tapada hasta que se empieza a enfriar y se toma una tacita en ayunas.

    -Para afecciones renales y de la vejiga urinaria
    Decocción. Uso interno
Se hierven 50 g de la planta en medio litro de agua durante una media hora, se cuela y se guarda tapada en el frigorífico. Se toman dos tacitas, una por la mañana y otra por la noche.

    -Para limpiar heridas
    Decocción. Uso externo
Se prepara hirviendo 100 g de la planta por cada litro de agua, se deja reposar tapada hasta que se enfría y se cuela. Esta decocción se utiliza para lavar directamente las heridas.

    -Para aliviar afecciones bucales
    Decocción. Uso externo
Se prepara como la anterior y se emplea como enjuague, manteniéndola en la boca durante unos minutos. Se debe utilizar varias veces al día mientras duren los síntomas.

         RECOGIDA Y CONSERVACIÓN

    La planta crece espontáneamente en climas templados, situaciones bajas y superficies húmedas y umbrías, como, por ejemplo, en terrenos arcillosos, en las orillas de los rios o al borde de los caminos. Medicinalmente, se utiliza la planta íntegra. Se recoge a fines del verano, se seca a la sombra y se almacena en bolsas cerradas, en un lugar seco y fresco.