Documento sin título

 

MALTA: ALIMENTO ENERGIZANTE PARA NIÑOS Y  DEPORTISTAS

    Actualmente están de moda una serie de bebidas publicadas como “energizantes”, formuladas sobre la base de azúcares, vitaminas, minerales y aminoácidos. La publicidad dirige la atención de los consumidores jóvenes, quienes buscan calmar su sed y al mismo tiempo recuperar los líquidos y nutrientes agotados por sus actividades físicas diarias, especialmente los deportistas.
    Aunque muchas de estas bebidas han logrado éxito comercial, ninguna ha logrado llamar la atención de las madres, quienes no muestran ningún interés en ofrecerla a sus niños, probablemente debido a que el mercado infantil no es atractivo para las empresas que mercadean estos productos.
    Los niños se encuentran en una etapa de rápido crecimiento y desarrollo. Además, invierten enorme cantidad de calorías y nutrientes en su incansable actividad física, que deben ser recuperados mediante una alimentación balanceada, para mantener su adecuado crecimiento y niveles de energía.

¿Qué es la Malta?

    Es el producto de extracción e hidrólisis enzimatica de la cebada malteada, al cual se agregan azúcares de fácil asimilación, como glucosa y fructosa,  tras lo cual es sometido a un proceso de maduración en frío durante un período mínimo de una semana. Posteriormente es filtrado, carbonatado y envasado
    En vista que se trata de un extracto acuoso de la cebada y el lúpulo, sus principales ingredientes son el agua y los carbohidratos.

Propiedades nutritivas de la malta

    Muchas personas desconocen que la malta, además de agua y azúcar, contiene aminoácidos, que son punto de partida para la construcción de las proteínas, las cuales participan en la formación de los tejidos orgánicos, en la transformación de las fuentes de energía (carbohidratos) y en múltiples procesos enzimáticos

          Contiene cantidades significativas de los siguientes aminoácidos:
          Acido Aspartico   Acido Glutámico   Aspargina   Serina+ Histidina
                Arginina                 Glicina              Treonina             Alamina
                Tirosina   Acido 4 amino butírico Metionina            Valina
          Fenilalanina             Isoleucina            Leucina                Lisina

    Aunque no se trata de sustituir la leche por malta, vale la pena mencionar que un litro de malta ofrece más proteínas que un litro de leche entera, en valores numéricos: contiene aproximadamente 4,4 gramos de proteínas por litro.

Carbohidratos

    Aproximadamente 90% de los sólidos de la malta son carbohidratos, la fuente más importante de la energía que nuestro organismo requiere. Contiene azúcares simples, de fácil absorción, tales como, fructosa, sacarosa, maltosa, maltotriosa y polisacáridos.

Sales y Minerales

    Constituyen cerca del 2% de los sólidos de la malta. Los principales son: Fósforo, Potasio, Sodio, Calcio, Magnesio, Sulfatos, Fosfatos, Hierro y Zinc.
    Estos minerales cumplen importantes acciones en nuestro organismo, como por ejemplo: estimulación nerviosa y contracción muscular, formación de dientes y huesos, trasporte de electrolitos en la sangre, reacciones enzimáticas y regulación hormonal.

Vitaminas

    La malta contiene concentraciones apreciables de vitaminas del complejo B, tales como: Tiamina, Riboflavina, Niacina, Piridoxina, Ácido Pantoténico, Biotina e Inositol, requeridas por los niños en grandes cantidades para su normal crecimiento y desarrollo.
Estas vitaminas intervienen en el metabolismo de muchas reacciones esenciales. Tiene como rol, entre muchos otros, proveer de energía al organismo, básicamente degradando los carbohidratos en glucosa, además de ser importantes en el metabolismo de las grasas y de las proteínas.

Grasas

    Las cantidades de lípidos contenidas en la malta son menores al 0,05%, por lo que pueden ser consideradas como insignificantes.

Lúpulo

    Esta sustancia le suministra a la malta un leve sabor amargo que contribuye a quitar la sed. Además de un agradable aroma.
 
Algunas de sus propiedades fisiológicas conocidas son:

  1. Leve efecto calmante del sistema nervioso
  2. Favorece la degradación de las grasas
  3. Efectos bacteriostáticos (inhibe la replicación bacteriana)
  4. Estimula la secreción de jugos gástricos y por lo tanto, estimula el apetito

Gas Carbónico

    La malta contiene aproximadamente 4 gramos de dióxido de carbono (C02) por litro. Este gas le confiere el efecto refrescante, al influir sobre la mucosa de la boca. También logra estimular la digestión, promoviendo la secreción salival y estimulando los movimientos gástricos.
    Además, posee propiedades bacteriostáticas que impiden que este producto se contamine con microbios perjudiciales para la salud.
    Por otra parte, la combinación de gas carbónico con fosfatos y ácidos orgánicos, le confieren una acidez menor que la de otras bebidas carbonatadas.

Conclusión

    La malta es una bebida energizante, que además de refrescar posee propiedades alimenticias, en comparación con el resto de bebidas carbonatadas consumidas por el ser humano. Representa una fuente de energía de fácil asimilación, de gran importancia sobre todo en los niños y deportistas.